Close Menu

SECTOR MÉDICO & SANITARIO

El policarbonato a base de BPA ofrece las siguientes propiedades técnicas exclusivas: transparencia, durabilidad, peso ligero, resistencia mecánica, óptima compatibilidad biológica y resistencia térmica.

Estas propiedades son determinantes para numerosas aplicaciones médicas, en las que la higiene, la esterilización y la inactividad química son cruciales para procedimientos de soporte vital.

 

Gracias a estas propiedades exclusivas, el policarbonato se usa en dispositivos médicos como catéteres, oxigenadores de sangre, depósitos de cardiotomía, dializadores, incubadoras, inhaladores, lámparas de quirófano y jeringas. Todos estos dispositivos médicos son vitales para tratar patologías, tales como la insuficiencia renal crónica y aguda. También se usan en intervenciones a corazón abierto y cirugía endoscópica, y realizan una labor vital en las unidades de cuidado intensivo.

Innovación

Para que los ciudadanos europeos sigan recibiendo los mejores servicios sanitarios, los profesionales médicos necesitan acceder a las mejores tecnologías disponibles.

Los dispositivos médicos básicos como los catéteres de policarbonato a base de BPA para la diálisis están considerados los mejores de su clase y ayudan a salvar vidas.

El policarbonato es muy transparente, por lo que permite una excelente visibilidad y transmite la luz mejor que los materiales alternativos. Por estas propiedades translúcidas, el policarbonato es mucho más apreciado para la producción de equipo médico.

Resistencia térmica

El plástico policarbonato tiene una excelente resistencia térmica.

Esta característica es esencial para poder esterilizar a alta temperatura los productos que están en contacto directo con el cuerpo, como los equipos médicos de cuidados intensivos, dializadores u otros dispositivos.

Resource efficiency

El policarbonato a base de BPA es muy resistente a impactos. Esto supone una reducción importante de los residuos y las pérdidas de material cuando se usa en equipos para evitar lesiones. Como las botellas de policarbonato y los dispositivos médicos, estos equipos pueden usarse numerosas veces antes de su reciclaje.